jueves, 6 de agosto de 2009

Vino (para el Gusta con todo el cariño del mundo)



Se descorcha y después se transforma el mundo. Toma vida, toma ánimo todo lo inanimado del living y a vos te urge la necesidad de ser pájaro.
Vos, o un vino contigo y el viaje comienza.
Lo bueno es meterse dentro de ese cuadro de Ocampo y correr ahí, ser una especie de holograma que brilla en la rosadez del cielo.
Se descorcha y las cosas sin piernas caminan por el techo como moscas. Las palabras vacías vuelven a tener un sentido unívoco. Un corazón desnudo prepara un té de tilo. Tu ternura infla globos de helio que vuelan por Entre Ríos hasta el Congreso.
Se descorcha y la risa resuelve quedarse a dormir en casa. La poesía te regala su cuerpo desesperadamente. La cocina se llena de aromitas dulzones y arromerizados, y de alegría de caldo.
Se descorcha porque un vino contigo, un vino con vos, transforma el mundo, y ni una sola idea tuya merece ser dejada sin oído o sin plumas.

2 comentarios:

  1. Sobre el vino y los pajaros, Attar.

    Que lindo lo animista que comentas.

    Guille.

    ResponderEliminar

anduvieron conmigo